lunes, 19 de mayo de 2008

Escrito desde la Cárcel "la 40"


Escrito desde la Cárcel “la 40”

El cinco de noviembre de 2006 un grupo de estudiantes de la Universidad Libre Seccional Pereira, en compañía del defensor del pueblo doctor Luís Carlos Leal Vélez, acudimos a una jornada especial al patio quinto del centro penitenciario “la 40”. Se celebraba el día del niño a los hijos de los reclusos, (en la próxima publicación contaré con detalle cómo fue la jornada) y justo antes de concluir la fiesta uno de los presos, que se había mostrado muy diligente en todo el día pidió un espacio en el micrófono para recitar unos poemas de su propia autoría. Todo el poemario respecto a su situación y su esperanza de cambio fue recitado con una cadencia sincera, con una voz que salía del corazón.


Cuando pasábamos los cinturones de seguridad a la salida del reclusorio me separé del grupo y fui a buscar al poeta. Lo encontré en una esquina con otros compañeros creyentes en oración. Le pedí que me diera la oportunidad de copiar uno de sus poemas para tenerlo como recuerdo. De inmediato accedió con el orgullo brillándole en los ojos, -ojos muy raros por cierto, pues, tenían rodeándole las pupilas dos anillos blancos muy bien definidos que no se sabía si era ceguera incipiente o característica natural- y empezó a dictar:


Jesucristo la rosa más hermosa

Yo empiezo a vivir cada mañana
Y encuentro la razón de cada cosa,
Jesucristo es la rosa más hermosa
Lo más lindo que tengo yo en mi vida.



Es el padre que crea cada cosa
Es el amor, la paz y la alegría
Es el pastor quien nos guía
Y nos hace la vida más hermosa
Y en el jardín yo buscaré todos los días
A Jesucristo la rosa más hermosa.


En mi opinión, loable labor la de éste hombre. Buscar apoyo espiritual en los momentos difíciles es connatural al ser humano, sin embargo, el valor de su esfuerzo radica en materializarlo mediante la poesía, máxime cuando se cuenta con poco recorrido académico. ¿Qué cree usted?.

Fotografía: buscador de Google.

martes, 6 de mayo de 2008

El Juego Ciencia


El Juego Ciencia

Frente a frente los dos ejércitos preparan su artillería para la lucha que pronto se librará adelante. Los espera en medio el parcelado campo elaborado por el pintor de los escaques. Es demasiado tarde para retroceder, ahora el método y el análisis son esenciales para evitar la premura o el error que los pueda llevar a la catástrofe.



Imagen: Buscador de Google.

Cada uno tiene sus argumentos de guerra. Los ocho soldados valientes exponen su integridad, tomando la iniciativa en la primera línea de asedio. Ellos, quienes según grandes maestros en el tema son el alma del juego, cargan sobre sus hombros la responsabilidad de abrir paso a la caballería pesada. Gracias a los peones, pueden tomar sus posiciones los magníficos corceles en el corazón de la contienda, arroyando imponentes a quienes osan atravesarse en su paso; en su cabalgar son custodiados por los arqueros aliados, los alfiles, quienes son diestros con el arco y la flecha vitales cuando se acerca el final, cuando ya menguadas las fuerzas enemigas y emprendida por el restante la huída, las pueden alcanzar a grandes distancias. Claro está, de nada vale un buen ejército sin sus murallas, sin las seguras y pétreas fortificaciones de custodia. Por ello, posicionadas en los extremos del reino se encuadran las descollantes torres protegiendo a los dos soberanos monarcas que con suma sapiencia, desde el centro de operaciones dirigen sus fuerzas. Juntos el rey y la dama dan la vida por su pueblo atribulado. Quien se haya referido alguna vez al femenino como "sexo débil", jamás ha sido testigo de la fortaleza de la dama en el desarrollo de esta contienda épica, jamás ha conocido que es ella quien puede superar hasta siete veces la movilidad de la pieza más importante del tablero: el rey.

Al culminar la batalla, en la gloria del triunfo o el silencio de la derrota como sucede con los seres humanos, sin importar si se es peón o rey, todos los trebejos se van al mismo cajón.



Este artículo fue publicado en http://www.elsalmon05.blogspot.com/ a propósito del Torneo Nacional de Ajedrez celebrado en la Perla del Otún, Pereira, del 4 al 8 de abril de 2007. Aquí se publica de nuevo para promocionar el juego del que se ha dicho, entre muchas otras cosas:

“Como útil y honesto es conocido: el ajedrez”
Simón Bolívar

“El ajedrez es un mar donde puede beber un mosquito y bañarse un elefante”
Proverbio chino

“El ajedrez es un maestro que fortalece el espíritu y libera el sufrimiento”
Albert Einstein

“El ajedrez es un juego por su forma, un arte por su contenido y una ciencia por su dificultad. Pero si usted aprende a jugar bien, sentirá entonces una gran alegría”
Tigran Petrosian

“El ajedrez es una manifestación pletórica del intelecto”
Barón Heydebrand

“Hay más misterio en una partida de ajedrez que en diez crímenes”
Arthur Conan Doyle

“El ajedrez es indudablemente el mismo tipo de arte que la pintura o la escultura”
José Raúl Capablanca

“El ajedrez es una competencia entre dos hombres en la cual el ego involucrado es considerable”
Ruben Fine

“Atacar sin debilidades en la posición rival es muy heroico, pero, no inteligente. Puede salir bien, pero puede salir mal, y el ajedrez símil de la guerra, sólo debe aceptar como cuerda toda tentativa de triunfo que lleve seguridad estratégica en sus planes”
Roberto Grau

“El ajedrez es la vida”
Booby Fischer

“El ajedrez es el juego más noble y exige el máximo virtuosismo, en comparación con otros juegos”
Alfonso el sabio

“Gracias al ajedrez muchos hemos conocido la alegría de la creación intelectual”
Tigran Petrosian

“En el ajedrez como en la vida, el adversario más peligroso es uno mismo”
Vassily Smyslov

“Las piezas blancas y negras parecían presentar divisiones maniquíes entre la luz y la oscuridad, el bien y el mal, en el mismo espíritu del hombre”
Gary Kasparov

“El ajedrez es vanidad”
Alexander Alekhine

“El ajedrez agita la imaginación lo mismo que la sonrisa de una linda muchacha”
Mikhail Tal

“La lucha es la esencia del ajedrez”
Emmanuel Lasker

“El ajedrez es todo; arte, ciencia y deporte”
Anatoly Karpov

“Veo en la lucha ajedrecística un modelo pasmosamente exacto de la vida humana, con su trajín diario, sus crisis y sus incesantes altibajos”
Gary Kasparov

“Jugar una partida de ajedrez es pensar, elaborar planes y también tener una pizca de fantasía”
David Bronstein

“El ajedrez ha de ser primordialmente una recreación y no debe practicarse en detrimento de otras y más serias actividades. Como un simple juego, como un descanso de actividades importantes en la vida, merece la más alta consideración”
Paul Morphy

“Jugar ajedrez no es mover las piezas de la misma manera que pintar no es tomar los pinceles y manchar una tela. Jugar ajedrez es poner en marcha el cerebro en una actividad que recrea pero que obliga a un proceso mental armónico y lógico. Que más que un juego, el ajedrez es un monumento de lógica y de raciocinio”
Roberto Grau

“¡El ajedrez es inagotable! Se han jugado millones de partidas y se han escrito miles de obras, pero hasta ahora no existe fórmula universal ni método que garantice el triunfo. Al ir conociendo sus múltiples aspectos, uno empieza a sentir una gran atracción por este juego”
Gary Kasparov

“La verdadera belleza del ajedrez consiste en una lucha elemental entre tendencias absolutamente diferentes”
Paul Keres

“El ajedrez como el amor, como la música, tiene el mágico poder de hacernos felices”
Siegbert Tarrasch

“La obra creativa es precisamente la que da encanto al ajedrez. Quien empieza a descubrir sus secretos, ha encontrado un amigo que nunca le abandonará”
Averbaj