jueves, 2 de diciembre de 2010

Fernando Garavito, homenaje póstumo.

Como suele suceder en la mayoría de los casos, la maestría de los maestros solo se reconoce coetánea con la muerte. Con mi primo -y no lo llamo "primo" movido por la intención de vanagloriarme con ello, ya que no puedo ser de manera alguna beneficiario de su mérito- Fernando Garavito, ocurrió igual. Así que hoy, unos algunos días después de sucedida su muerte y luego de darme cuenta de su genialidad a través de la lectura de sus escritos, quiero compartirlos con más personas, pues, me parecen de altísima calidad por su claridad, vehemencia e investigación en la denuncia y buen manejo del idioma.
Comparto entonces tres de ellos:



CIERTAS YERBAS DEL PANTANO.

Por: Fernando Garavito.

(Artículo publicado en la página de opinión de El Espectador, el 27 de agosto del año 2000)

Con bombos y platillos El Tiempo lanzó esta semana a Álvaro Uribe Vélez como su candidato presidencial. Cuatro columnas en primera página, foto desplegada con puño afirmativo y gesto intenso, preguntas concretas, respuestas ambiguas. El candidato anunció que va a asumir la defensa de los colombianos. Muy bien. Pero, ¿quién nos defenderá a los colombianos del candidato?

Su hoja de vida es más bien una hoja de muerte. Fue estudiante pobre del colegio Jorge Robledo, hijo de don Alberto Uribe Sierra, uno de esos personajes de los que está llena la historia de Antioquia, que le ponen la trampa al centavo y viven un poco de echar el cuento, de comprar al fiado, de captar dineros, de deber un poco aquí y un poco en la otra esquina. Pese a que don Alberto se convirtió en el corredor oficioso de finca raíz de ciertas yerbas del pantano y que era ostentoso como una catedral, con helicóptero y rejoneo incluidos, murió más pobre que el padre Casafús, quien fue tal vez el autor del milagro. Porque si no es un milagro, ¿cómo se explica que haya dejado esa inmensa y oportuna riqueza que sacó de problemas a sus tres vástagos, el candidato, el Carepapa y el Pecoso, que hasta el momento habían pasado las duras y las maduras para explicar la procedencia de algunos dinerillos?

Por ese entonces el candidato ya había salido del colegio y había olvidado a ciertas yerbas del pantano que fueron sus compañeros de curso, y que sólo volvieron a saber de él por los éxitos de su carrera política, por las frecuentes noticias del periódico, y por la fotografía que lucían los orgullosos propietarios de La Margarita del Ocho en su salón principal, donde aparecía rodeado por las más importantes ciertas yerbas del pantano, la cual desapareció misteriosamente sin que nadie haya vuelto a dar cuenta de su paradero. Al terminar su bachillerato, el candidato estudió Derecho en la Universidad de Antioquia y comenzó a sostener a los cuatro vientos que él "algún día" llegaría a ser presidente de la República. Y claro, va a serlo, como lo señala su meteórica carrera.

Primero, como representante de Guerra Serna, fue jefe de Bienes de las Empresas Públicas de Medellín, donde atropelló a todo aquel que no quiso vender sus tierras para el desarrollo hidroeléctrico El Peñol-Guatapé. Luego pasó sin pena ni gloria por la Secretaría General del Ministerio del Trabajo. Más adelante, en el gobierno de Turbay Ayala, fue director de Aeronáutica Civil. Allá logró el más acelerado desarrollo que haya tenido la industria aérea en Antioquia. El departamento se vio de pronto cruzado por múltiples pistas y por modernas aeronaves con sus papeles en regla. Durante ese período, fue socio de su director de Planeación, el notable empresario deportivo César Villegas, con quien importó las casas canadienses de madera que ahora lucen con tanto garbo su elegante perfil en las fincas de las más discretas ciertas yerbas del pantano. Pero salió de Aerocivil a raíz de un pequeño escándalo del cual dio cuenta pormenorizada el periódico que ahora apoya su candidatura, y se dedicó de lleno a la política.

Dejó a Guerra Serna con sus rifas de neveras y de electrodomésticos, y se hizo nombrar alcalde de Medellín en el gobierno del poeta Belisario. Allá aprendió a las mil maravillas el ceremonial que oculta la ineficiencia, pero salió sin consideración a sus méritos cuando visitó en el helicóptero oficial a ciertas yerbas del pantano. Después llegó al Congreso en compañía de su primo, Mario Uribe, electo ahora presidente del Senado sin siquiera una mención a su fervor religioso, que fue evidente a sus visitas al Señor Caído, en La Catedral, con credo incluido. Pero ese es un cuento que otro día les cuento.

El candidato fue también gobernador de Antioquia, donde se dedicó a convivir pacíficamente. Allá mostró su entusiasmo neoliberal, que hoy oculta con tanto cuidado: cerró la Secretaría de Obras, dejó cesantes a dieciséis mil empleados, privatizó las Empresas Departamentales de Antioquia, acabó con los hospitales regionales, e inició la privatización de la Empresa Antioqueña de Energía, antes de dilapidar el presupuesto en contratos de pavimentación que nunca logró terminar, y en la venta de futuros de la Empresa de Licores, todo lo cual contribuyó a dejar a Antioquia, que es inmensamente rica, en la ruina total.

Estuvo en Harvard, claro está (¿quién que es candidato no ha estado en Harvard?), donde jugó tenis con Andrés Pastrana mientras Juan Rodrigo Hurtado le hacía las tareas; compró hacienda en Córdoba (¿quién que es candidato no tiene hacienda en Córdoba?) donde quedó bajo la protección de ciertas yerbas del pantano; tuvo un almacén de alimentos y bebidas (¿quién que es candidato no ha tenido un almacén de alimentos y bebidas?) que se llamó "El gran banano"; y terminó por ser el candidato in pectore de los sectores más oscuros, peligrosos y reaccionarios del país. Los cuales, sobra decirlo, no son solamente Enrique Gómez y Pablo Victoria y compañía. También son, Dios nos ampare, las famosas y nunca bien elogiadas ciertas yerbas del pantano.


¡CÁLLENSE YA!

Por: Fernando Garavito



(Artículo publicado en la página de opinión de El Espectador, el 18 de agosto del año 2002)



Esta semana llegaron varias cartas a la Dirección de El Espectador pidiendo mi cabeza. Según esos lectores, el país vive una nueva etapa dentro de la cual un columnista como yo no tiene nada qué hacer. Para ellos soy un amargado, un negativo, un engendro, un despropósito. No sobra anotar que, con base en la suposición de que sus opiniones podrían llegar a ser publicadas, ninguno utilizó los gruesos adjetivos comenzados por hijue y terminados en uta que me endilgaron, seguramente ellos mismos, cuando señalé las curiosas relaciones de los nuevos príncipes con ciertas yerbas del pantano.



A la postre se vino a comprobar -como lo tenía yo comprobado-, que todo era cierto, pero, según parece, esa circunstancia importa poco y nada en un universo pragmático como el nuestro en el que lo único que vale la pena es echar bala. De ahí que reconozco haber perdido olímpicamente el tiempo en esa ocasión, como lo perdí cuando el 20 de mayo del año 2001, denuncié al apoderado del Consorcio Hispano Alemán, señor Londoño Hoyos, por el hecho de haber formulado una demanda arbitral en Panamá en contra del metro de Medellín en la que los colombianos perderemos 1.160 millones de dólares (¡mil ciento sesenta millones de dólares!) con base en una interpretación retorcida de la ley y en un desconocimiento abierto de las disposiciones de la Corte Constitucional.



Pero nada de eso les importa a los lectores de marras, como no tiene por qué importarles que a raíz de mi posición frente al conflicto yo haya tenido que abandonar al país y dejar al garete todo lo mío, sometiendo a mi familia a los azares infames de un exilio sin destino. No. Lo único que a ellos les interesa es que aquí se respira un nuevo clima, que frente a la inexistencia del gobierno anterior este tiene bien amarrados los pantalones, que los paramilitares van a entrar al diálogo político, que se va a remover al Congreso para que en lugar de los testaferros que ahora ocupan el 35 por ciento de los escaños, se pueda elegir al senador Carlos Castaño, al senador Salvatore Mancuso y a todos los demás honorables senadores y representantes, que nuestra pretendida juridicidad se va a ir al diablo, que el genocida del Palacio de Justicia ocupa ahora un alto cargo en la seguridad del Estado, que un individuo al que los Estados Unidos le retiró la visa hasta tanto no aclare su vinculación con el tráfico de precursores químicos con destino al procesamiento de cocaína es el reconocido inventor de nuevos organismos de espionaje, que los índices de desempleo de este pobre país se manejan a través de herramientas tan imbéciles como las de convertir a un millón de colombianos en chivatos e informantes, etcétera, etcétera.



Y para que nada perturbe la tranquilidad del reino, según los acuciosos amigos del Plinio y de los plinios, quienes no pensamos igual tenemos que callarnos. Pues no. No tenemos que callarnos. Y no lo haremos, porque el problema de este país no está en sus gobernantes ocasionales, que hoy son y mañana desaparecen, o en los prestigios mentirosos que hoy detentan y que mañana provocarán toda suerte de arrepentimientos, sino en una estructura inicua que permite mantener un statu quo miserable, hundido hasta el cuello en una hecatombe sin sentido, en el que el crimen sistemático se ha convertido en una norma de conducta.



Porque, si no es de esa manera, ¿quién explica el asesinato de Wilfredo Camargo, o el de Rodrigo Gamboa, o el de Roberto Rojas Pinzón, o el atentado contra Alonso Pamplona, o el secuestro de Gonzalo Ramírez, que se suman a los 93 asesinatos, once atentados, nueve desapariciones forzosas y nueve secuestros cometidos en lo que va del año 2002 contra un grupo de colombianos cuyo único delito es el de ser trabajadores sindicalizados?



El problema, repito, no es Uribe o Samper o Pastrana. El problema es Colombia. Y, que yo sepa, sobre los problemas de este país podemos opinar, mientras tanto, todos los colombianos. Ahora, si no es así, avísenme de inmediato. Porque, entre otras cosas, yo prefiero una y mil veces la literatura. Y la literatura me llama.




LA VIDA ES UNA FIESTA

Por: Fernando Garavito

5 de enero de 2003

Columna que debió ser publicada el 22 de diciembre del año 2002 en la página de opinión de El Espectador, que dio origen a la censura definitiva.

Nota previa.

Lamento informar a ustedes que El Espectador decidió prescindir de mi columna. Lo hizo a través de una llamada de su nuevo director, que recibí hoy lunes, 23 de diciembre, a las 2 de la tarde. Mi último artículo no fue publicado. Ante la posibilidad de que la medida del periódico obedezca al contenido de este último, me gustaría que usted llegara a sus propias conclusiones, por lo cual se lo remito en el archivo adjunto.

Entiendo que en Colombia la libertad de prensa está en peligro, mientras que, frente a la información, la libertad de empresa sigue haciendo de las suyas. No quiero que se piense en mí como en una víctima de la represión de los poderosos grupos económicos que hoy nos manejan, ni como un cordero sacrificado en el altar del unanimismo.

Soy, simplemente, una voz independiente que ha sido censurada.

Cordialmente,

Fernando Garavito.

LA VIDA ES UNA FIESTA

El 15 de octubre del año 2001 el representante Hernando Carvalho le dirigió a Luís Alberto Moreno, embajador de Colombia ante el gobierno de los Estados Unidos, una carta perentoria. En ella le decía que, según noticias publicadas en Miami, Bogotá y Quito, el congresista Ronald Andrade había presentado en el Ecuador una demanda penal contra los miembros del directorio del Banco del Pacífico en los años de 1998 y 1999, acusándolos de aprobar y presentar estados financieros falsos, ocultar a las autoridades la verdadera situación del Banco, y alterar en forma fraudulenta hechos de los cuales la Superintendencia del Ecuador debería estar informada. Carvalho sostuvo que, como presidente de ese directorio, Moreno tendría que responder ante las autoridades de dicho país y, eventualmente, ir a prisión, tal como había sucedido con el ministro de Economía, Jorge Emilio Gallardo, a quien la Corte le había dictado medida de aseguramiento consistente en prisión preventiva. El delito de Gallardo, en ese entonces presidente del Banco, consistía en haber aprobado un fideicomiso por 78 millones de dólares, a favor de los accionistas. Carvalho puso en evidencia al embajador. Usted - le dijo - "me respondió en tres oportunidades que los antiguos accionistas habían perdido toda su inversión, siendo así que el fideicomiso demuestra lo contrario". Ante la ausencia absoluta de una Cancillería, Carvalho le pidió la renuncia a Moreno. Este debió morirse de la risa.

Pero esta es sólo la tapa de esa olla podrida. A lo largo de la investigación se demostró que la intención del embajador había sido la de montar un emporio financiero con base en una empresa, la Westfear, de los Estados Unidos. Para ello contó con la complicidad de Luis Fernando Ramírez, ministro de Defensa de Andrés Pastrana, y de Jacky Bibliowicz, el cerebro de varias operaciones destinadas a enriquecer por debajo de cuerda al príncipe y a sus conmilitones. Dentro de ese propósito, Moreno, Ramírez y Bibliowicz, actuando en nombre propio y, posiblemente, como testaferros, lograron controlar el Banco del Pacífico en el Ecuador. En el año de 1998, cuando comienza la cadena de delitos, Bibliowicz fue miembro del directorio y Moreno presidente del mismo.

El Banco tenía una filial en Colombia. Moreno y Ramírez lograron entonces que la superintendente bancaria de Pastrana, Sara Ordóñez, ordenara fusionarla con el Banco Andino. Aquella no tenía liquidez alguna, lo que llevó a que fuera intervenida. Sin importarle para nada ese pormenor, la directora de Impuestos, Fanny Kertzman, en una acción típicamente antijurídica y culpable, permitió recaudar allí las contribuciones que hicieron en esa época millones de colombianos. Con la autorización entre el bolsillo, Moreno y Ramírez organizaron una campaña publicitaria en la que ofrecieron el oro y el moro a quien pagara en su entidad. Lograron recaudar 110 millones de dólares, con los que se dedicaron a conceder préstamos preferenciales a los socios de las compañías en que tenían intereses. El presidente de la junta directiva era el señor Fernando Londoño, quien debió cohonestar la totalidad de las maniobras. Todo lo cual terminó por desfalcar a los colombianos en una suma que puede calcularse en 35 o 36 millones de dólares. Dinero suyo. Dinero nuestro. Dinero mío.

Pero, como siempre ocurre, todos terminaron por lavarse las manos. El presidente de la Junta, señor Londoño, es hoy el poderoso ministro de la InJusticia. El señor Moreno fue ratificado como embajador de Colombia en los Estados Unidos, cargo desde el cual cuida juiciosamente el buen suceso de sus empresas. La señora Ordóñez fue premiada con un ministerio del que no sabía ni pío. Y la señora Kertzman fue nombrada embajadora de Pastrana en Canadá y ratificada por su excelencia.

Así, la vida es una fiesta. Pero no sobraría saber qué piensan de todo esto las cancillerías ante las cuales nuestros elegantes delincuentes de cuello blanco deben presentarse todos los días.

jueves, 14 de octubre de 2010

Derecho humano No. 1: Todos hemos nacido libres e iguales.

video

Libertad: aunque es cierto que nacemos libres, las condiciones reales de cada individuo se encargan de una u otra manera de imponerle restricciones, impedimentos, cadenas. La libertad es una utopía recortada sigilosamente.

Igualdad: este es un valor o estado imposible de lograrse. Ni materialmente ni ante la ley somos iguales. No depende tampoco su consecución del sistema económico en que nos encontremos. Igual que la libertad, puede enunciarse y sonar muy bonito en términos de deber ser, nada más.

Derecho Humano No. 2: No discrimines.

video

La verdad es que discriminamos a diario y de manera tan natural que casi no lo notamos.

Derecho humano No. 3: Derecho a la vida.

video

La vida, el principio de los demás derechos. No solo cuando "el nuevo ser es separado del cordón umbilical de la madre y ha respirado por al menos un segundo", se convierte en sujeto de derechos. Inclusive el nacisturus (el que está por nacer) ya los tiene, aunque en ocasiones taxativas.

miércoles, 13 de octubre de 2010

Derecho humano No. 4: A nadie se le puede esclavizar.

video

Jornada de 18 horas diarias para apenas subsistir con míseros sueldos, condiciones laborales inadecuadas e injustas, maltrato psicológico, humillación, pocas oportunidades, superoferta de mano de obra. Inclusive el más pequeño detrimento en las condiciones mínimas de trabajo cuando se está en capacidad de brindar más garantías, ya es abuso y esclavización.

Derecho humano No. 5: A nadie se le puede torturar.

video

La violencia física no se legitima en ninguna circunstancia. En ninguna.

Derecho humano No. 6: Tienes derechos en donde estés.

video

Hay países más garantistas que otros. Pero, los derechos humanos son como el cielo: a todos nos cubren.

Derecho humano No. 7: Igualdad ante la ley.

video

Tomada desde la perspectiva del Estado Social de Derecho, esta concepción de "igualdad ante la ley" es completamente válida. Sin embargo, en un Estado Social y Democrático de Derecho, esta "igualdad" la ley la entiende desde la diferencia, pues, sabiendo que no todos somos iguales en verdad (por cuestiones de nivel educativo y acceso a la educación, estratificación, creencias, raza, costumbres, etc), se propende por tomar medidas que tiendan a favorecer a la población más vulnerable o necesitada.

viernes, 3 de septiembre de 2010

Jairo Anibal Niño

En ocasiones, debe llegar la muerte sobre un maestro para que su maestría sea reconocida.




Jairo Anibal Niño (1941-2010)


¿ME HACES UN FAVOR?



—¿Me haces un favor?
—¿Qué clase de favor?
—¿Quieres tenerme mis
avioncitos durante todo
el recreo?
—¿Durante todo el recreo?
—Sí, es que tú eres mi cielo.




EL ENEMIGO VERDADERO

Un día me encontré cara a cara con un tigre y supe que era inofensivo. En otra ocasión tropecé con una serpiente cascabel y se limitó a hacer sonar las maracas de su cola y a mirarme pacíficamente. Hace algún tiempo me sorprendió la presencia de una pantera y comprobé que no era peligrosa.

Ayer fui atacado por una gallina, el animal mas sanguinario y feroz que hay sobre la tierra.

Eso fue lo que le dijo el gusanito a sus amigos.





FUNDICIÓN Y FORJA

Todo se imaginó Supermán, menos que caería derrotado en aquella playa caliente y que su cuerpo fundido serviría después para hacer tres docenas de tornillos de acero, de regular calidad.

POR TÍ

Por tí
me he convertido en delincuente,
en un ratero,
en un amigo de lo ajeno
que será perseguido por todos
incluyendo al policía de la esquina
al profesor de moral
y al prefecto de disciplina.
Por tí,
ayer en la tarde
me convertí en un ladrón de flores.



LECCIÓN DE MUSICA


Do,
re,
mi,
fa,
sol,
la,
si.
Si?
Sí,
mi
sol;
sí.
¿SI LOS ENAMORADOS VIVIERAN EN LA LUNA?

Si los enamorados vivieran en la luna
en noches de tierra llena
- cogidos de la mano-
contemplarían el océano azul de nuestro planeta
y lo verían lleno de estrellas de mar.

CONEJOS

El hombre que todos los días
soñaba con conejos
abrió las alas de la ventana
y atisbó el aire seco de la noche.

Se desnudó lentamente
se metió entre las sábanas
como una criatura que se sumerge
en un pozo de hierba
y lloró largamente
porque en la radio habían anunciado
la destrucción total de la cosecha de zanahorias.

VISTA

Los cerros
tienen un color
de música dorada.
Una niña ciega
camina erguida y con pies sabios.

Su bastón es un pájaro blanco
revoloteando en su jaula de sombras.
Los cerros suenan a crepúsculo
y la ciega no se pierde de vista.

USTED

Usted
que es una persona adulta
- y por lo tanto-
sensata, madura, razonable,
con una gran experiencia
y que sabe muchas cosas,
¿qué quiere ser cuando sea niño?

NO BUSQUES MÁS TU CUADERNO DE GEOGRAFÍA

No busques mas tu cuaderno de geografía.
Yo lo saqué de tu morral.
No quisiste ir a matiné conmigo,
el domingo pasado.
Mis amigos me contaron
que estabas en compañía de Bermúdez,
el grandote que practica la lucha libre.
Me contaron que estabas muy linda,
y que te reias a cada rato.
No busques mas tu cuaderno de geografía.
Ahora que está lloviendo,
asómate a la ventana,
y verás pasar ochenta barquitos de papel.
No busques mas tu cuaderno de geografía.


AYER POR PRIMERA VEZ

Ayer por primera vez
supe lo que era la aritmética
cuando, sin que nadie se diera cuenta,
me besaste en los labios.
Ayer por primera vez
supe que 1 más 1 son 1.


CUANDO PASAS

Cuando pasas,
se cae un cuaderno
un pie tropieza,
se escurren unos anteojos,
se oprime una garganta,
un par de manos sudan,
se extravía una bufanda.

Lo que ocurre
es que el cuaderno,
el pie,
los anteojos,
la garganta,

el par de manos
y la bufanda
están locos por ti.

EL DÍA DE TU SANTO

El día de tu santo
te hicieron regalos muy valiosos:
un perfume extranjero, una sortija,
un lapicero de oro, unos patines,
unos tenis Nike y una bicicleta.

Yo solamente te pude traer,
En una caja antigua de color rapé,
un montón de semillas de naranjo,
de pino, de cedro, de araucaria,
de bellísima, de caobo y de amarillo.
Esas semillas son pacientes
y esperan su lugar y su tiempo.
Yo no tenía dinero para comprarte algo lujoso.
Yo simplemente quise regalarte un bosque.


UN RELATO DEL AUTOR

Aquel hombre creía que todo se vendía y que todo se compraba. un día su esposa le dio un hijo y el hombre esperó con impaciencia a que el tiempo le diera al niño la capacidad de pedirle muchas cosas y a él la satisfacción de enseñarle a negociar todos y cada uno de sus antojos.
Llegado el momento, el hombre lo invitó a que le presentara la lista de solicitudes. el niño pidió el telón de los atradeceres, la clave de sol, un aerolito, las cosquillas que sintieron en la boca de los estómagos los astronautas que descendieron por primera vez en las praderas de la luna, el bosque de los abrazos, un curso de idiomas para saber qué dicen el baile de las colas de los perros, las lenguas de agua que murmuran en los troncos de los árboles y las palabras fosforecentes que cantan en los ojos de los gatos, la corriente eléctrica generada por los besos, un ratón de computador que le enseñe a evitar las ratoneras de las respuestas y que en cambio lo conduzca siempre al queso de las preguntas, y un poco del sonido del mar con la posibilidad de colocarlo en el interior de una concha de caracol.
El hombre no supo qué hacer porque esas cosas no las vendían en ninguna parte.Su mujer, entonces, lo llevó de la mano al almacén de la infancia.





LA MADRE

El hombre bebió con avidez esa sopa tibia y espesa que le daba la madre y sintió cómo le volvía otra vez la vida al cuerpo. Hacía varios días que no probaba bocado y había sentido el yerto terror de que no se estaba muriendo de la herida de bala sino del hambre.
Era un milagro que ella hubiera encontrado algo para comer en ese paisaje de pedregales.La mujer después de darle de comer se recostó en una piedra que tenía forma de medialuna. El hombre se sorprendió al verla tan pálida y con las vistas como con fiebre. Quiso acercarse a ella pero la mujer lo detuvo con una señal de los ojos y dijo: "Me dejaría de llamar Emilia Sierra si dejara morir de hambre a mi hijo. No lo he parido ni lo he criado para que se acabe como un perro. Ese gusto no se lo voy a dar a los asesinos del gobierno".Arriba surgió un punto luminoso. Era un avión volando tan alto que parecía una pelusa desprendida del sol.La mujer se quedó mirando el avión hasta que se fue del cielo y agregó: "A usted lo necesitan los pobres de estas tierras para que siga la pelea hasta el final. Cuídese mucho. Ya ve que en un pequeño descuido la tropa nos inundó el rancho y tuvimos que agarrar lo primero que topamos a mano y salir en estampida inventando caminos. Ahora regrese y siga al frente de nuestra gente. Me saluda a su tío Florentino y le dice que le entregue los dos caballos. Y dígale a Margarita que se meta con ustedes en el monte."
Los ojos de la mujer se llenaron de lágrimas. Contempló amorosamente a su hijo y sonrió. Luego, poco a poco, se fue muriendo sobre la piedra en forma de medialuna.El hombre observó la cara transparente de la finada y luego vio la olla de peltre donde había hervido la sopa de color rojo, y vislumbró las dos profundas heridas que tenía la madre en las muñecas.

lunes, 9 de agosto de 2010

La cortina de la demagogia

El diccionario de la Real Academia Española, define la palabra demagogia, así:

Demagogia.

1. f. Práctica política consistente en ganarse con halagos el favor popular.

2. f. Degeneración de la democracia, consistente en que los políticos, mediante concesiones y halagos a los sentimientos elementales de los ciudadanos, tratan de conseguir o mantener el poder.

Aunque esta sucia manera de lograr adeptos es casi inherente a la política, es notable que ha tomado mucha fuerza en la actualidad de nuestras naciones suramericanas.


De izquierda y derecha las promesas abundan "para el pueblo y por el pueblo" que extasiado a más no poder, imagina a la par su maravillosa vida de ensueño; la materialización cierta de su paraíso terrenal. El demagogo enardecido por la purria que lo anima, pone en sus oídos lo que precisamente ellos quieren escuchar. Por el momento, sin manera alguna de defraudar la confianza depositada en su discurso populista, las ovaciones estruendosas pulverizan cualquier intento de refutarlo.

Pasado el tiempo necesario para que sus obras sean conocidas vendrá el balance de Gobierno, y entonces, la desazón de los incautos electores será gigante, cuando al comparar las cifras maquilladas con su verdadera situación no hallen entre ellas correspondencia alguna.

Después de sus arduos años de gestión y mientras el pueblo olvida, el demagogo toma unas merecidas vacaciones, con la tranquilidad de encontrar a su regreso, nuevo respaldo a sus "ideas de vanguardia".

-Nota: Imagén tomada del buscador de Google.

lunes, 12 de julio de 2010

La injusticia de la ley

"Dura lex sed lex" (dura es la ley, pero, es la ley) dicen categóricamente los funcionarios encargados de aplicarla, sin argumentar más, pues, creen que esta sola frase valida plenamente todas sus actuaciones. Sin embargo, ¿los asistirá la razón si esa dura ley también es injusta?.

Ilustremos el problema con un ejemplo: Todos los ciudadanos por mandato constitucional y legal tienen derecho al uso y goce del espacio público, entendido este en sentido amplio como las plazas, parques y calles de la ciudad. Al mismo tiempo la Constitución y la Ley protegen el derecho al trabajo de todos los ciudadanos en capacidad de hacerlo. De esta manera, tanto los transeúntes comunes que a diario hacen uso de las calles y los vendedores ambulantes que necesitan del espacio público para desarrollar sus micronegocios, se amparan en las normas vigentes para evitar que sus derechos sean vulnerados.


En principio ambos grupos tienen parte de la razón y la jurisprudencia inteligentemente aborda el tema ponderando el derecho a la protección del espacio público con el derecho al trabajo digno y al mínimo vital, teniendo plena conciencia del favorecimiento que debe tener con los más pobres de la sociedad. Lamentablemente, la sana postura de la corte no logra transmitirse a los integrantes de la fuerza pública -policía- quienes en su afán de mantener el orden en la ciudad vulneran flagrantemente los derechos de los trabajadores. En las diligencias llevadas a cabo por estos funcionarios, se emplea mucha fuerza desmedida y los elementos incautados casi nunca son devueltos, siendo repartidos la mayoría de estos entre quienes los decomisan.



En todo caso esta pesada discusión poco importa al anciano vendedor de dulces al que se le decomisa su humilde y única fuente de sustento. A este desamparado social solo le preocupa -y con toda razón- que esta noche se acostarán con hambre quienes en su familia dependen de el. Su cabeza se llena de profunda incertidumbre al no lograr comprender porque las normas y la autoridad que nunca lo han cobijado, una vez más lo perjudican tan gravemente.

martes, 29 de junio de 2010

Hay otras maneras

La tendencia "formativa" para los abogados en general va dirigida a incentivar siempre en estos profesionales del derecho una actitud propensa a la contienda. Directa o indirectamente se cultiva la cultura del litigio en las mentes de los estudiantes, como única salida idónea y definitiva a los problemas surgidos entre los ciudadanos, pues, aunque existe la cátedra denominada Solución Alternativa de Conflictos (única de este tipo en cinco años de estudio), el tratamiento que se le da como "costura" o "cenicienta" de las demás, da más valor a ese primer objetivo.



Quien desee hacer uso de la ley se convierte en un ser muy competitivo, más en sociedades tan desiguales como la nuestra donde los derechos fundamentales no son adquiridos, si no media antes ardua batalla jurídica en su procura. Por esta razón, no hay tanta camaradería entre abogados como existe entre médicos, por ejemplo.

Para revertir esta situación los abogados debemos interiorizar que no solo a las malas se consiguen las cosas, ni se obtiene lo que se desea y que por regla general, el empleo de la fuerza agrava de una u otra manera la situación conflictiva, subsistiendo así para siempre el foco principal del problema. Para revertir esta situación, debemos desinstalar el chip que han incorporado a nuestro sistema operativo, entendiendo así que HAY OTRAS MANERAS (inclusive mejores) de lograr el éxito en las pretensiones.

martes, 18 de mayo de 2010

!Que viva la música¡

A veces el alma necesita ser desintoxicada de tanta realidad, de tanta violencia, noticieros, política. A veces el alma necesita una ventana para escaparse del día a día. No he encontrado hasta ahora mejor remedio ni salida que la música. A continuación comparto algunas de mis canciones preferidas y espero causen en quienes las escuchen (si es que alguien las escucha) el mismo efecto que causan en mí.

Para escucharlas: hacer doble clic en la nota musical verde del reproductor ubicado en la izquierda de la pantalla.
1. No me dejan salir (Charlie García).



Me encanta ésta canción. Sobre su significado: Al parecer es una adaptación de un tema original de James Brown, el cual la escribió cuando lo arrestaron por tenencia de marihuana. Otras interpretaciones apuntan a lo vivido mientras se presta el servicio militar. En cualquier sentido, transmite con fuerza sentimientos de libertad y la necesidad de sentir amor. Charlie le da su toque retro y personal haciéndola simplemente genial.

La canción está seguida de "Demoliendo hoteles" del mismo autor, la cual es un verdadero descubrimiento para mí y no está para nada mal con su esencia rebelde.

2. Shape of my heart (Sting).



Escuché por primera vez está canción al terminar la película "Leon The Professional" (El limpiador) de la cual Sting es su banda sonora. Aunque me gustó, olvidé buscarla y tenerla en cuenta. Luego, estudiando inglés la encontré de nuevo y desde entonces es un muy buen referente musical.

3. Mariposas tecnicolor (Fito Páez).




Espectacular. Mucha nostalgia, euforia y buen rock en una sola canción. Excelente nombre, buen ritmo. Ella habla por sí misma "...cada vez que me miras, cada sensación, se proyecta la vida... mariposas tecnicolor".
4. You don´t fool me (Queen).


Con esta canción se puede ver un Queen maduro y vanguardista, se puede ver un poco de lo grande que habría sido si Freddie Mercury viviera todavía. Para cada instante en la vida hay una canción especial que dedicar, esta también puede servir para estos fines. Invito a descubrirla.
5. La tierra del olvido (Carlos Vives).



Escuchar esta canción es transportarse por el instante de su duración al Caribe colombiano con toda la magia que este encierra. Escucharla es rendir un tributo al amor, al enamoramiento y a la expresión de grandes sentimientos con hermosos símiles.


6. Sweat a la la la long (Inner circle).


Aún en el Caribe, Inner Circle contagia de buena vibra a todo el que escucha esta canción. El reggae es ambivalente, en algunas ocasiones nos relaja completamente y en otras nos llena de mucha euforia. Esta canción me parece, hace parte del segundo grupo. Como dicen los ticos: pura vida.


7. Heaven for everyone (Queen).



La filantropía brota de vez en cuando en las obras de algunos artistas y sus bandas, generando así, joyas musicales con las cuales toda la humanidad se siente identificada. Inspiran unión y fraternidad mundial. Porque al fin y al cabo, todos vamos a bordo del mismo barco.



8. Amor y control (Rubén Blades).



El toque de salsa lo pone este excelente cantautor panameño con una canción de alto contenido social. Aquí y en China los conflictos familiares son naturales e inevitables, la manera de afrontarlos causará gran daño a los seres queridos o será el cimiento donde se construyan relaciones mucho más fuertes. Lo cierto es que en los momentos difíciles es cuando de verdad se pone a prueba el amor de los familiares, es cuando de verdad se le debe dar la mano a quienes más nos necesitan. No se debe esperar a hacerlo cuando ya es demasiado tarde.


9. Thank you (Dido).



Canción tranquila, suave y profunda. Perfecta para aquellas personas que sin mucho esfuerzo, se convierten en muy especiales para nuestras vidas.

10. Limón con sal (Chichi Peralta).



Hay canciones que recuerdan una época y sacan como por arte de magia muchas imágenes ya perdidas en la memoria. Es lo que me sucede exactamente con esta, además su letra también ayuda a este propósito.


11. Another brick on the wall (Pink Floyd).



Pocas bandas han alcanzado la inmortalidad de una manera tal como lo ha hecho Pink Floyd. También están entre sus logros establecer un paradigma de pensamiento a través de la música, marcando así a toda una generación e influyendo todavía en otras. La presente canción tal vez sea la más popular de esta banda y una de las más críticas al sistema educativo mundial.


"En la música todos los sentimientos vuelven a su estado puro y el mundo no es sino música hecha realidad".


Arthur Schopenhauer

lunes, 5 de abril de 2010

¡¡Esto debe ser visto!!

Increíble. Es totalmente increíble lo que se puede hacer cuando la política es verdadera y no se degrada en politiquería. Si esto sucedió con Bogotá, ¿Qué podrá suceder con Colombia?. La ansiedad es mucha para que llegue la hora de la honestidad y el cambio verdadero en la Presidencia de la República.
Depende de todos luchar por un cambio verdadero en nuestro amado territorio nacional y en los corazones de cada ciudadano de nuestro país. Por responsabilidad con nuestra Patria, los invito a que vean el video siguiente y tomen su decisión a conciencia, así sea contraria a la sugerida por mí.
Este es el enlace:
Agradezco especialmente a Lu (autora del blog http://www.manosqueflorecen.co.cc/) por este video, una mujer que me ha aportado muchísimo a pesar de lo poco compartido.
Espero les sirva el video tanto como a mí.
Felicidades.

viernes, 2 de abril de 2010

Es posible una cambio verdadero y positivo

Un grupo de ciudadanos unidos para marcar el camino nuevo de la política limpia y consciente que pide a gritos nuestro país, pero, que no es posible llevar a cabo por la oscura fuerza de las maquinarias clientelistas que parecen imposibles de vencer. Estas características marcan las campañas presidenciales de Antanas Mockus y de Sergio Fajardo.





Ambas nos dan una fresca opción de limpieza, educación, transparencia, trabajo y compromiso sin precedentes en la política colombiana. La manera de manejar lo público en nuestra patria ha sido todo lo contrario, por tal razón, yo como tantos otros ciudadanos (más que todos jóvenes) he sido abyecto a estas lides. Además la duda del engaño eterno que nos hacen los polítiqueros de turno siempre está vigente.

Sin embargo, ahora me sucede como cuando uno dice que no volverá a enamorarse, y aún así lo hace, aunque después ese amor duela en el alma: estoy enamorado de éstas dos compañas y de sus maneras de proceder; ojalá ésta sea la excepción y no termine lamentándome luego.




"El bien general prima sobre el particular" nos enseñan en los primeros años de derecho, es por esto que, estas ideas que hoy lideran estos colombianos: Antanas y Fajardo, y que son tan afines por ser buenas para todos, deben primar sobre sus nombres, sus orgullos y sus personas.

Por es mi invitación es para que luchemos activamente por un cambio verdadero, el cual sabemos aquí se encuentra. La invitación es para que lideremos una revolución verdadera y no violenta, para que luchemos por las ideas aglutinantes y no por aquellas que nos ponen a unos en contra de otros aún compartiendo la misma naciondalidad y sangre. Mi invitación es a que tomemos partido por uno único, donde quepamos todos olvidándonos que somos de derecha o izquierda. Mi invitación es a que apoyemos desde ahora mismo a estos dos hombres no como individuos, sino como un equipo armónico generador del cambio que requerimos con urgencia.
Todavía estamos a tiempo, ¡¡El tiempo es ahora!!. La unión hace la fuerza y debemos asegurarnos estar al frente de la ola de cambio y no detrás de ella.
No más polarización, somos una sola Colombia, somos un solo mundo.
Que vivan las ideas de Fajardo y Antanas en la Presidencia de la República.

viernes, 12 de febrero de 2010

domingo, 31 de enero de 2010

De como los libros son una máquina viajera del tiempo y el espacio

Nuestro camino por la vida, aún cuando nos dediquemos a muchas cosas diversas, está muy limitado dentro de sus circunstancias. Es decir, podemos desempeñarnos como el hijo, amigo, hermano, padre o vecino; podemos estudiar alguna ciencia específica o trabajar en un buen oficio o ser un artista destacado o deportista reconocido o cualquier otro papel imaginable, en todo caso, nuestras expectativas de vida siempre estarán delimitadas en alguno de estos marcos. Marcos que pueden ser destruídos en mil pedazos gracias a la magia inmensa de los libros.



Cuando pasamos las páginas de un libro y nos dejamos llevar por las historias que estas contienen, podemos viajar en un instante a un lugar muy lejano o quedarnos en el mismo, podemos salir del planeta hacia otros mundos o hacer un viaje al centro de la tierra, podemos retroceder muchos años en el tiempo o ir hasta el futuro incierto. Todo depende de que trate el relato.

Por eso es mágica esta actividad poderosa. Por eso agradezco a la lectura el permitirme tanto deleite cuando me asomo a su ventana de posibilidades infinitas.

sábado, 16 de enero de 2010

Los días siguientes a la tragedia

Los rumbos de muchas vidas pueden cambiar inesperadamente en cuestión de segundos cuando la madre naturaleza despliega toda su fuerza, luego de esto, solo resta padecer las consecuencias. Consecuencias que pueden ser minimizadas en gran parte por la solidaridad de los hermanos en todo el mundo, pero, funestas en todo caso. Pedir clemencia al cielo sirve ya de poco.



Las tragedias alrededor del mundo -guardando las proporciones entre cada una de ellas- hacen actuar en los días siguientes a su ocurrencia de manera igual a los seres humanos que fueron sus víctimas. Ejemplo:

Lugar: Armenia, Quindío, Colombia.

Fecha: Lunes 25 de enero de 1999.

Fenómeno: Terremoto.

Víctimas fatales: Alrededor de 2.000.

Día primero: A la 1:19 p.m. se produjo el movimiento telúrico que duró pocos segundos. Casi podían verse las ondas en el suelo y el movimiento del cableado eléctrico era impresionante. Después de ello el llanto y la desesperación hacían pesado el ambiente, más denso el aire. Los edificios que albergaban a las autoridades de socorro colapsaron (bomberos, policía, defensa civil, medicina legal, entre otros). El transporte público no se prestó más lo cual hacía correr a las personas desesperadamente desde el destruído centro de la ciudad a la periferia en busca de noticias de sus seres queridos. Casas y edificaciones en el suelo, mucho polvo, olor metálico de la sangre, peticiones de socorro, solidaridad de algunos, indiferencia de otros. La réplica de las 5:40 p.m. causó muchas más muertes. La mayoría de la población pasó la noche al aire libre en carpas (cambuches) improvisadas.

Día segundo: Los servicios públicos fueron suspendidos. La falta de agua potable hacía desesperante el calor en el cuerpo, la sed también hacía su parte. Más réplicas, más miedo, más hambre, más muerte, más sangre, más incertidumbre, muchos periodistas, poca esperanza. Las nubes acumularon todo la evaporación producida en el día, el cielo se tornó muy oscuro a las 4:00 p.m., el ánimo igual. ¿Por qué a nosotros?. La lluvia no fue tan fuerte como se esperaba, en todo caso fue lluvia.

Día tercero: Aparecieron las primeras moscas en el aire. El crujir del estómago no da tregua siendo más certero que el crujir de la tierra inclusive. Ya no hay que perder: casas, hogares, parientes, amigos, sueños fulminados en un solo golpe. Lo que no nos ha dejado el destino forjar a través del trabajo lo conseguimos a la fuerza: una ciudad de víctimas se convirtió en una ciudad de bándalos. Los saqueos se generalizaron como la quema de la pólvora, los valores se quemaron con ellos. Solo importaba la propia supervivencia, la comida, y... bueno... además el computador para la oficina, los televisores, los equipos de sonido, neveras, lavadoras, el juego de vajillas, los artículos de lujo en medio de la miseria. Las autoridades fueron insuficientes para contener las turbas humanas, Armenia a punto de una guerra civil de origenes no políticos. ¡Vienen los saqueadores!, ¡Vienen los saqueadores!, era el grito general. Las mujeres calentando agua en sus cocinas a todo vapor, los buenos distinguidos con brazaletes rojos, los malos venían desde fuera del barrio, los vecinos hacian cadenas humanas con sus manos sudorosas, temblorosas, esperando el enfrentamiento. Disparos distantes hacían estremecer el cuerpo y pensar cosas horribles. La radio de las pilas inagotables publicaba la agresividad de los ciudadanos: ¡Estamos esperando esos hijueputas en el barrio La Esperanza. Que se atrevan a venir para que sepan lo que es bueno!. El que venga a robarme a mi casa, ¡lo mato!. Fue una noche en vela al calor de las fogatas.

Días siguientes: Con la llegada de la fuerza pública y las ayudas humanitarias arribó también la razón a las cabezas de las personas. Era el momento de iniciar una recuperación infinita, el momento de tratar de sanar una herida que nunca cicatriza. Era el momento de recuperar el tiempo perdido en la carrera bíblica de "creced y multiplicaos", tal vez para cumplir con la palabra, o tal vez, para aliviar con sexo las vicisitudes diarias con que la vida nos inunda y que llevan casi once años desde entonces.



Cualquier parecido con la tragedia haitiana no es coincidencia.

La situación de los hermanos caribeños está agravada por la dimensión de su tragedia y por su pobreza extrema, lo cual nos compromete solidariamente con ellos. EL MAYOR ESFUERZO QUE CADA UNO DE NOSOTROS PUEDA HACER ES POCO PARA CALMAR SU SITUACIÓN. ES EL MOMENTO DE HABLAR MENOS Y ACTUAR MÁS. EL MUNDO GLOBALIZADO ASÍ LO EXÍGE. Aunque pequeño, éste es mi granito de arena.