lunes, 9 de agosto de 2010

La cortina de la demagogia

El diccionario de la Real Academia Española, define la palabra demagogia, así:

Demagogia.

1. f. Práctica política consistente en ganarse con halagos el favor popular.

2. f. Degeneración de la democracia, consistente en que los políticos, mediante concesiones y halagos a los sentimientos elementales de los ciudadanos, tratan de conseguir o mantener el poder.

Aunque esta sucia manera de lograr adeptos es casi inherente a la política, es notable que ha tomado mucha fuerza en la actualidad de nuestras naciones suramericanas.


De izquierda y derecha las promesas abundan "para el pueblo y por el pueblo" que extasiado a más no poder, imagina a la par su maravillosa vida de ensueño; la materialización cierta de su paraíso terrenal. El demagogo enardecido por la purria que lo anima, pone en sus oídos lo que precisamente ellos quieren escuchar. Por el momento, sin manera alguna de defraudar la confianza depositada en su discurso populista, las ovaciones estruendosas pulverizan cualquier intento de refutarlo.

Pasado el tiempo necesario para que sus obras sean conocidas vendrá el balance de Gobierno, y entonces, la desazón de los incautos electores será gigante, cuando al comparar las cifras maquilladas con su verdadera situación no hallen entre ellas correspondencia alguna.

Después de sus arduos años de gestión y mientras el pueblo olvida, el demagogo toma unas merecidas vacaciones, con la tranquilidad de encontrar a su regreso, nuevo respaldo a sus "ideas de vanguardia".

-Nota: Imagén tomada del buscador de Google.